EL NIÑO HERIDO Y LOS PERSONAJES DEL YO

El Niño herido

Cuando venimos al mundo no conocemos a nadie ni a nada. Gracias al amor con que somos cuidados sobrevivimos y aprendemos lo que saben los que nos cuidan. Somos un ser vivo grabable que observando a sus mayores les imita sintiendo sus emociones, y al que le incorporan las creencias que generarán los pensamientos que determinarán su vida. A una parte de este ser vivo grabado con las emociones y creencias de los demás y que está muy presente en el día a día y muy vivo en nuestro interior, le denominamos nuestro niño herido.

De todos los personajes del YO quien merece más atención es nuestro niño herido ya que es el que ha recogido todo el desamor recibido desde que llegamos al mundo. Lo conservamos en nuestro interior como si cada día recibiéramos lo mismo que él recibió, y nos sentimos tan débiles y desprotegidos como él lo estuvo, y por años que pasen siempre estará activo en nuestro interior, cada vez que suframos cualquier desazón, agravio, o injusticia, a no ser que hagamos algo para remediarlo.

LOS PERSONAJES DEL YO

En nuestro interior existen 13 personajes que configuran nuestra personalidad, siete de ellos nos llevan al éxito y los otros siete al fracaso. Entre los personajes del YO los hay que nos dan equilibrio, otros que nos lo quitan y nos causan dolor. Los hay que nos animan, y también otros que nos ayudan a ser flexibles y entendernos con los demás. Otros nos quitan la confianza y nos hacen sentir incapaces o inflexibles. Sin embargo hay uno que es un mago que nos da confianza y nos permite alcanzar cualquier cosa que nos propongamos.

A partir de recibir este curso, seis de tus mejores personajes se dedicarán a rescatar a tu Niño Herido de las garras de la tristeza, del miedo, de la rabia y del sufrimiento. 

Un caso vivencial como ejemplo del Niño Herido

Hoy he tenido un día bastante movidito. Al salir del trabajo me he marchado a casa bastante triste y malhumorada. Cuando he llegado a casa me he fijado en la pulsera roja que me dieron en el curso y que aún estaba en mi muñeca. Recordé a mi Niña Interior y enseguida la he abrazado un buen rato y me he sentido mucho mejor. Sin embargo no la podía imaginar sonriendo. He recordado la relajación del Niño Herido del curso y mi emoción ha sido más intensa. He sentido Amor Auténtico y he vuelto a abrazarla y a darle mil besos. La he mirado y ya sonreía. En ese instante han aparecido en mi imaginación mi niña Maga, mi niña Luchadora y mi niña Sociable. La Maga ha dicho, "juntas podemos". A continuación mi Sabia me ha preguntado: "¿qué te preocupa?"

Sin buscar respuestas mi Niña y yo hemos polositivizado el problema, nos hemos duchado juntas y paseado por el campo. "Cada vez que vuelva el problerma polositivizaremos y conectaremos nuestro Orgullo Auténtico a futuro: estaremos a la altura cuando tengamos que enfrentarnos con el problema y nadaremos en todas las aguas que nos traiga la vida."

                                     "Esta noche antes de dormir  acostaré a mi NIÑA a mi lado, la abrazaré fuerte contra mí y le pediré que esté todo el sueño conmigo",

                                                          ..... escribí en mi Diario de los 21 días

Al día siguiente al despertar noté que mi preocupación había desaparecido, era consciente del problema pero ahora sabía que podría confiar en mí, que sabría estar a la altura.

Además quiero que a partir de ahora el amor sea el centro de mi vida y quiero, ser consciente, cuidar y proteger a mi Niña Herida.

                                                        AGENDA         CURSOS Y TALLERES